Endodoncia


La Endodoncia (tratamiento de conductos) es una especialidad eminentemente conservadora que permite mantener el máximo posible sus piezas dentarias en boca, evitando extracciones que provocan problemas estéticos y funcionales.

Todo tratamiento de Conducto necesita, por lo menos, tres radiografías para garantizar la seguridad del tratamiento. La radiografía inicial permite estudiar la anatomía, forma, tamaño y dificultades del conducto. La segunda radiografía, medir la longitud real del diente y la tercera, verificar y controlar el éxito del tratamiento.


Es importante destacar que la mayoría de las piezas dentarias pueden ser salvadas aunque presenten grandes caries, destrucciones coronarias, traumatismos o se encuentren como raíz. Por lo tanto, se recomienda consultar a un especialista.
El tratamiento de Conducto es sólo una parte del tratamieto integral de la pieza dentaria. Una vez finalizada esta etapa hay que evaluar qué tipo de obturación o rehabilitación se necesita para devolver en la mejor forma posible la estética y la función perdida.